El llamado de las abejas a valorar su miel. Porque la miel de Bee Farm no es barata.

July 3, 2018

Cuando empezamos a ser bendecidos con miel de abeja, en realidad no podíamos creerlo, tener acceso a tan preciada sustancia, realmente nos hizo valorar el trabajo que hacen las abejas. La importancia que tienen ellas, no sólo como polinizadoras, sino como seres que pueden crear tan perfecto manjar.

 

Estábamos acostumbrados  a escuchar, “es que no se consigue miel pura así nomas”.

Y realmente es complejo como algo tan precioso no se puede encontrar  con facilidad, cuando en verdad el número de colmenas, apicultores y guardianes de las abejas, crece cada vez más. Encuentro difícil que un apicultor, conociendo el verdadero valor de la miel, pueda adulterar la misma para vender más, pues sería como un sacrilegio. Sin embargo pienso que la miel al no ser valorada por el consumidor, por mero desconocimiento, aquellas personas dedicadas al comercio de la misma puedan llegar a adulterarla, ya sea porque no les pagan el verdadero valor o porque el consumidor aún no sabe lo que realmente es la miel. Poco a poco a través de la difusión de información, hay mucha más conciencia sobre la miel y veo realmente con gusto que hoy hay más oferta de MIEL PURA en el mercado que hace 10 años atrás.

 

Entonces si hay mas oferta porque la miel de Bee Farm aún no es barata?

 

Empecemos por el manejo. Por un momento recordemos que las abejas no son fábricas, son un superorganismo que produce su propio alimento. La miel es es la fuente de energía y carbohidrato de las ABEJAS. El polen es su proteína.

 

Las abejas, son el único "insecto" que produce su propio alimento. Solo pueden alimentarse de energía cósmica, energía solar condensada en las plantas, a través de la fotosíntesis en forma de néctar, en la parte mas amorosa de ellas, en las flores, de donde toman dicha materia prima rica en azúcar. Elemento que luego de un proceso complejo, único y milagroso se convierte en miel.

 

Si queremos apoyar a las abejas lo primero que debemos hacer es sembrarles plantas, sí plantas y arboles melíferos para ellas, con flores ricas en néctar. Estoy segura que las abejas decidieron llegar a Bee Farm porque ya estábamos construyendo un hábitat, estábamos plantando cuantos árboles nativos podíamos plantar y mantener. En inicio fue para cortar el viento, y devolverle a la tierra su diversidad, esto gratamente creó un micro hábitat, en donde las abejas se sintieron a gusto y hasta hoy siguen multiplicándose sin parar.

 

Yo nunca había visto en mis 28 años, en Machachi,  a 3000 m.s.n.m. abejas por la zona, por lo que me parecía imposible que llegaran. Gracias al cielo, para las abejas nada es imposible, y es una de las cosas que llegaron a enseñarnos.

 

Somos de todo, excepto una explotación apícola, pues ese término con las abejas no se lleva bien (al menos para mi). Nosotros no las explotamos, ellas no trabajan para nosotros. Nosotros trabajamos para ellas. Es verdad que algunas razones para el Síndrome de Colapso de Colmenas es la pérdida de hábitat, exceso de agro químicos y otros factores mas, pero lo principal he concluido yo, es la ambición humana. Hablaré más detenidamente de este tema en otro blog.

 

Pues aquí el manejo lo dictan ellas. Si suena un poco loco, pero hoy ya se está hablando acerca de la comunicación intuitiva con animales abiertamente, estoy segura que muchos de quienes ahora me leen, hablan con sus mascotas y además entienden lo que ellas les quieren comunicar, verdad?

Pues con las abejas y con el paso de los años hemos aprendido a escucharlas.

 

Hemos aprendido lo que no debemos hacer: acercarnos cuando estamos mal genios, enlunadas o hasta con malos pensamientos, eso las altera, ellas son seres telepáticos, sensibles y ante ellas nada se puede esconder. Si el acercamiento es con tranquilidad, presencia y reverencia ellas lo sienten igual. Por eso las abejas de Bee Farm son dóciles en general, sin necesidad de importar reinas manipuladas genéticamenente desde otros países para incrementar su mansedumbre. Imagínense, importar y comprar reinas inseminadas artificialmente! A esto nos referimos cuando hablamos de "manejo". Ya ni siquiera se le permite a la reina abeja, en la apicultura industrial, realizar un cortejo que dura algunos días, un proceso maravilloso y súper interesante, con el propósito de escoger los machos (zánganos) idóneos que ella crea convenientes para fortalecer y mejorar su colmena. Sino que somos los humanos ambiciosos que queremos meter mano en todo. Ellas responden al manejo del apicultor. Si es un manejo brusco así responderán, si es un manejo sutil, responderán sutilmente.

 

Hemos aprendido a entender porque se dice que las abejas son proféticas. Como cuando en el 2015, tras el visible despertar del Taita Cotopaxi, cuando gracias a que las escuchamos sobrevivieron, porque en momentos de cosecha siempre les dejábamos una cantidad de reserva de miel para ellas y sin vaciar los panales por completo como se hace industrialmente, tuvieron reservas de alimento suficientes para soportar los embates de la ceniza volcánica y fue así que no perdimos ni una sola colmena. Igualmente el invierno poderoso del 2017 a diferencia de muchos apicultores que perdieron hasta el 50% de sus colmenas acá aun siguen multiplicandose.

Si cuantificamos el tiempo, sacrificio, dedicación, material, manejo, plantas, árboles plantados, más el trabajo de las abejas, es  en realidad es por ello que se le llama el Oro Líquido a la miel, porque es casi invaluable.

 

Ellas son seres SOLARES, trabajan recogiendo néctar cuando hay sol y no pueden producir miel de la nada cuando llueve o hace frío, porque están juntas en el interior de la colmena calentándose, administrando sabiamente su energía, hasta que el sol vuelva a salir. Por lo que la producción de miel no es constante, es estacional.

 

Además en Bee Farm el “manejo” es más bien de observación, intuición y contemplación.  Se puede saber que hay miel con tan solo caminar alrededor de las colmenas y oler el aroma.

Por otro lado, las abejas al no tener sistema inmune interno, se esfuerzan mucho por recolectar resinas de los arboles y plantas para procesarlo y hacer propóleo, el sistema inmune externo de la colmena. Con el propóleo ellas limpian y desinfectan las celdas e interior de la colmena, se curan entre ellas y sellan todas las rendijas por donde pueda entrar el frío, ellas son seres solares y están bien con una temperatura de 38⁰ C. En nuestro "manejo" las colmenas son revisadas rara vez, pues vamos a su ritmo. Si ya huele a miel seguramente es porque ya está lista la miel, no necesitamos abrir las colmenas cada dos semanas para ver qué están haciendo por que cada vez que lo hacemos rompemos esa barrera de propóleo que ellas con tanto esfuerzo construyeron, exponiéndolas a virus, bacterias, hongos, gripes y parásitos.

 

No es fácil trabajar para ellas, porque son tan rápidas, eficientes, organizadas y misteriosas que nos quedamos cortos con nuestras limitaciones humanas.

Trabajamos a su ritmo, no cortamos alas a las reinas para evitar que enjambren, no sacrificamos las reinas a los 2 años para introducir otra reina más joven y manipulada genéticamente. Ellas han sabido durante milenios trabajar sigilosamente. No usamos excluidor de reina para que su aroma se impregne en toda la colmena, no revisamos la cámara de cría a menos que sea estrictamente necesario, es un sitio sagrado donde está la reina y su corte, las nodrizas y las larvas. Jaqueline Freeman, en su libro “The Song of Increase” nos reafirma que hemos hecho lo correcto, las abejas dicen que el hecho de que retiren a su madre de la colmena, que la ha impregnado de su olor y las ha instruido por tanto tiempo con sus feromonas, para ser reemplazada por otra reina más joven, con otro olor; es para ellas un trauma similar al trasplante de un órgano!

 

Cuando cosechamos miel pedimos permiso, agradecemos, les llevamos alguna ofrenda en gratitud, y que más ofrenda que plantarles millones de plantas con flores melíferas.

 

Las abejas de Bee Farm no deben volar lejos para obtener néctar, porque les plantamos muchas cerca. No usamos antibióticos, ni químicos porque al no romper su burbuja de sistema inmune llamada propóleo, ellas se mantienen sanas. Se curan solas como lo han hecho desde antes de nuestra existencia. Cosechamos cuando hay muchas reservas, no cosechamos la miel tierna o la miel que está en marcos con cría, sólo aquella que está madura. Cuando se acerca el invierno, les dejamos suficientes reservas para no tener que “alimentarlas” artificialmente con agua y azúcar, creo que en este punto no hace falta mencionar lo mal que puede hacerle a un ser vivo el consumo de azúcar! Y después nos preguntamos por qué se están muriendo las abejas en el mundo.

 

Por eso para nosotros el fin jamas ha sido la comercialización de la miel, sino la educación, la sanación del colectivo y el ayudar a otros a recordar lo que son las abejas, lo que es la miel, y porqué son tan importantes para el ecosistema (tomemos en cuenta que no estamos hablando sobre la importancia de las abejas y la polinización, ese es otro tema aparte) y nuestra sana existencia. 

 

Entonces lo que usted está consumiendo cuando compra miel de Bee Farm es miel madura, cruda, no calentada ni licuificada. Una miel que se obtuvo sin molestar a las abejas, o por lo menos haciendo lo mejor posible para ser recíprocos con ellas, para mi las abejas no deben ser explotadas sino reverenciadas.

 

El precio que usted paga por los productos de Bee Farm nos ayuda a mantener vivo el lugar, a seguir regenerando y plantando en nombre de las abejas.

 

Tenemos hoy el Proyecto Beelieving, que busca contribuir a promover una cultura de respeto a las abejas y mejorar la calidad de vida de las mujeres de la zona y del campo en general, que han sido explotadas y que tienen que trabajar acompañadas de sus hijos.

 

Esperamos inspirar a más personas a volverse guardianes de las abejas, ya que será siempre mejor que existan más familias con pequeñas colmenas que les ayuden a su subsistencia y a regenerar el hábitat natural para ellas y para todos.

 

Para  resumir la explicación sin irme en contra de nadie. Una miel barata creo yo, que está adulterada o proviene de una explotación industrial, en donde se hace todo lo contrario a lo que nosotros hacemos. 

 

El Reemplazar el Miedo por Gratitud y respeto a las Maestras Abejas. Ese es nuestro fin. Gracias!



 

 

 

 

 

 

 

Para luego transformar ese néctar en Oro Líquido.

Aca en Bee Farm las abejas no trabajan para nosotros, nosotros trabajamos para ellas.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes

September 22, 2018

September 2, 2016

Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2018 By Bee Farm Ecuador